Los tres “dramas” de la economía argentina tienen solución, según el fabricante local de la Sputnik

Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond, cree que la inflación y los desequilibrios que genera, son el gran problema de la Argentina. Pero quitar los ‘parches’ que existen de forma ‘no inteligente’, desequilibra aun más la economía, dice.

“Hay trabas por todos lados que deben ir solucionándose. También se vio que si se eliminan de forma no inteligente, se desequilibra todo. Lo que hay que hacer para crecer y ser previsibles es establecer las 10 vacas sagradas y lograr que ningún gobierno las toque”, dice Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond.

El ejecutivo aclara que expresa esas sugerencias con humildad porque admite que “es muy fácil decirlo desde un escritorio y muy difícil de hacerlo para los gobiernos”. Cree que la inflación y los desequilibrios que genera, son el gran problema de la Argentina. También que las trabas para exportar son un mal conocido en el país pero que si se intentan eliminar de forma no inteligente, desequilibran aun más.

En diálogo con El Cronista, Figueiras es igualmente optimista. Dice que cerrará el balance 2021 en verde y que en dos meses, la vacuna Sputnik (que en la Argentina fabrica Richmond) tendrá su aprobación global.

¿Cuál es el mayor desafío que enfrenta la economía?

La inflación y todos los problemas de desajustes que conlleva. Los precios relativos que se van distorsionando. Tampoco hay una situación de inversión consolidada. Para crecer y ser previsibles hay que establecer las 10 vacas sagradas, los 10 puntos básicos y lograr un consenso del 70% por lo menos de la dirigencia, para que las cosas se hagan y no cambien de un año a otro, o de un gobierno a otro. Que ningún gobierno los toque. Que el movimiento pendular sea cada vez menor y podamos tener un rumbo con los menores cambios posibles y que haya gobiernos que mejoren un poquito la situación. Al siguiente periodo, un poco más y así. No ser tan ambicioso de pensar que alguien va a solucionar este problema porque en los últimos 90 años estamos hablando de lo mismo. Evidentemente, es muy difícil o no se puede. Pero la verdad, desde un escritorio es muy fácil hablar.

¿El resultado de las elecciones de noviembre puede cambiará el escenario?

No creo que cambie mucho. Va a cambiar cuando logremos consenso y un rumbo fijo que nos dé un crecimiento sostenido durante muchísimos años. Esto no va a pasar ni en una elección, ni en un periodo.

¿Cuál es entonces la salida?

La salida es concentrarnos en estos momentos, donde la variables macroeconómicas están desordenadas. Las dificultades que tenemos ya las sabemos todos. La brecha es un drama, la inflación es un drama, la alta presión impositiva es un drama, sobre todo porque somos pocos los que pagamos. El gasto no se puede achicar porque hay una realidad social. Yo creo que hay que ir más por el lado de los ingresos y concentrarse por subirlos y exportar más.

Hay muchos sectores que tienen trabas para exportar

Hay trabas por todos lados que tenemos que ir solucionando. También ya se vio que si se eliminan las trabas de forma no inteligentemente después se desequilibra todo. Entonces es muy difícil. Siempre escuchamos que estamos todos de acuerdo pero debe ser muy difícil porque nadie puede estar de acuerdo en que es positiva una traba para exportar, nadie puede estar de acuerdo en la alta presión impositiva o que paguen tan pocos contribuyentes. Pero de afuera es fácil decir que se tiene que cuidar el gasto publico, los superávit gemelos. El rol de los empresarios es tener ideas mientras se invierte y crea trabajo.

¿Cómo ve entonces el corto plazo?

Vamos a tener años complicados, porque la pandemia nos agarró con un envión de muchísimos años de decadencia. Por algo tenemos hoy, el nivel de pobreza que tenemos. Durante esta desgracia también entendimos que los argentinos podemos, desde todos los aspectos. Nosotros, los laboratorios, estuvimos a la altura de las circunstancias durante la pandemia en cuanto a la provisión de medicamentos en todo el país. No faltó ni un medicamento y resolvimos la primera fase de una vacuna acá mismo. Más allá de todas las complicaciones y los errores que podemos cometer, tenemos que ser positivos para sacar al país de la pobreza, generar trabajo y riqueza.

¿Qué medida mejoraría la situación?

A partir de un acuerdo con el FMI, que a mi criterio es fundamental, y junto con la salida de la pandemia, se va a empezar a movilizar la economía. A la vez, los activos en la Argentina están subvaluados con lo cual debe haber necesariamente un interés del mundo por estos activos que son muy buenos en capacidades productivas. Creo que va a haber mucho interés en invertir en Argentina o en retomar la senda de las inversiones para crecer y crear trabajo. De hecho, ya se está haciendo con el objetivo de revertir la situación actual.

¿Cómo pueden aportar los empresarios locales?

Siendo lo mejor y haciendo lo mejor que hacemos cada uno. Creando riqueza y empleo vamos a aportar nuestro granito de arena para que se puedan ir solucionando todo estos temas que todos queremos solucionar, incluso el gobierno.

¿Tienen alguna señal para pensar en que el repunte está próximo?

Nosotros tuvimos señales positivas. Hemos acudido al mercado capitales y hemos logrado inversiones por casi u$s 100 millones de mucha gente que ha querido invertir en un proyecto que va a ser rentable para el inversor y con el que se beneficia a la sociedad y la ciencia para los próximos 10 años. Vamos a hacer un hub de vacunas, de biotecnología y eso son noticias importantes que hay que seguir replicando. Yo creo que la salida es por ahí. Después por supuesto tenemos todas las dificultades, nos podemos quejar todo el día pero hay que trabajar.

Después del anuncio de congelamiento para el consumo masivo, ¿cree que habría alguna medida similar que impacte a los laboratorios?

Está claro que los congelamientos de precios no funcionaron nunca. En nuestro caso, y de todos los laboratorios argentinos, estamos haciendo los máximos esfuerzos para aumentar lo menos posible los precios y estar por debajo del índice de inflación. En nuestro caso, lo estamos logrando en la mayoría de los productos. Después habrá algunos ajustes pero hay que ser muy prudente y medir bien porque hay una gran cantidad de productos y el índice hay que elaborarlo con todos los productos, no sacar puntualmente unos u otros.

¿Cuándo estará lista la vacuna que producen (Sputnik)?

La producción de la vacuna la hemos desarrollado en tiempo récord con los científicos y técnicos argentinos. Fuimos de los primeros países del mundo que pudieron hacer esta vacuna en esta fase final. Ahora estamos encarando todo el proceso del ciclo completo. Con la inversión de los u$s 100 millones vamos a hacer una planta multiplataforma. Con lo cual vamos a hacer biotecnología, productos biotecnológicos, anticuerpos monoclonales y otro tipo de vacunas y vamos a tratar de trabajar con el Conicet y otros centros argentinos para darle aplicación industrial al gran trabajo que están haciendo.

¿Espera que la aprobación global de la vacuna llegue este año?

Si. La demora es un tema netamente administrativo que están solucionando en los próximos dos meses, no tendría que pasar de eso, es inminente. Ya lo dijo la OMS, es un tema de cómo se informa. Lo que sí se probó y sí es un consenso entre los profesionales del mundo es que la Sputnik es una vacuna de las más eficaces y de las más seguras del mundo.

¿Cómo cierra este año la compañía?

El cierre va a ser con crecimiento, vamos a tener un buen año. Venimos creciendo sostenidamente durante la última década. Siempre por desarrollo de nuevos productos e investigación. También por la regionalización del laboratorio. Después está todo el tema relacionado con la vacuna que nos insumió un montón de inversiones y gastos extras, porque la actividad que hicimos en toda esta parte final del proceso fue sin ganancias, con lo cual nos va a pegar un poco en el balance. Pero ya vamos a recuperar. Vamos a terminar con el balance en verde seguro.

¿Cuándo terminarán la planta de Pilar?

Tardará entre un año, y un año y medio. En 2023 tendríamos que estar ya produciendo. Va a tener una capacidad de hasta 500 millones de dosis y eso va a ser para el mundo. Mientras tanto, vamos a ir empezando con la transferencia de tecnología que ya se ya se está trabajando para agilizar todos los tiempos.

¿Desde allí se exportará la vacuna?

Ahí ya, registro y convenios mediante con otros laboratorios, vamos a empezar a exportar. Va a ser hub de vacunas importante para Argentina.

¿Evalúan volver al mercado de capitales a buscar fondos?

De momento no, vamos a concentrarnos en los proyectos actuales.

Por Florencia Lendoiro.

Publicado en Apertura, 18-10-2021.